Ego, bestia destructora.

Tenía un par de años sin entrar en este blog; sin llenarlo de líneas con ánimos de llegar al miles de rincones en el mundo.

Hoy siento la necesidad de escribir; de registrar una reflexión que quiero ir desarrollando a medida que avanzo con este texto. Ahora mismo no sé con exactitud qué voy a escribir, pero sí sé lo que siento, y eso es un buen comienzo.

Últimamente he estado investigando sobre la caza de animales exóticos que muy lejos están de ser una necesidad para sobrevivir; para comer. Son animales que –una vez son cazados– no son otra cosa que un trofeo lleno de ego, o bien el motivo perfecto para tomarse una foto con aires de héroe para pavonearla con los amigos y recibir elogios tales como “¡wow!, ¿cómo pudiste hacerlo? ¡Qué valiente!”, y usar un rifle con “mira telescópica” no es ser valiente. Cualquiera que tenga puntería puede pararse a 50 metros de distancia e intentar matar a un rinoceronte, pero jamás lo mirarán a la cara y lo retarán a una lucha “cuerpo a cuerpo” para ver quién es más fuerte; estamos hablando de cobardes en su estado más puro.

Aquí les dejo un video de dos personas cazando a un rinoceronte. Es triste-cómico-patético, pues ves a los cazadores con una ansiedad lamentable cargando el rifle, disparándole al animal (cabe destacar que éste simplemente comía y estaba solo), con una adrenalina de batalla mentirosa (son los únicos que saben lo que está pasando), y después de darle más de un tiro al animal, éste camina hacia ellos desorientado, y aún herido, hace que los “superhéroes” den pasos hacia atrás llenos de miedo, y luego le vuelvan a disparar. ¿Todo para quitarle el cuerno, pulirlo, tomarse una foto, y exhibirlo en casa? Es una muestra de ego, simplemente eso, pues basta con ver a estos “valientes” para darse cuenta que son unos sencillos estúpidos.

No sé si tengamos la capacidad de entender que esto es triste, no solo por robarle la vida a un animal que nos respeta, sino porque todo se basa en el encierro mental de miles que les prohíbe ver que están haciendo un daño irreparable. Es penoso sentir que hay quienes deciden no detenerse a pensar que todo lo que hacen genera consecuencias, y que matar a un león o un elefante no cambiará nada de su mundo, porque no afectará sus vidas. Un egoísmo desbordado que se manifiesta en la búsqueda incansable de dinero y reconocimiento; en la búsqueda incansable de respeto por parte de una generalidad que no está en la capacidad de agradecer el milagro de la vida.

ImageSi hablamos de leones, es doloroso ver que solo quedan de 15 a 20 mil leones en el mundo salvaje. Posiblemente, si la estupidez sigue, en 15 años no tengamos más leones. ¿Imaginan a una África sin leones?, y no porque el planeta se está apagando naturalmente, sino porque nosotros lo estamos apagando adrede. Y así con otras especies. Ver fotos como la de arriba es triste. Verle la cara a ese sujeto con una hemorragia de orgullo, al menos a mí, me genera un rechazo ipaso-facto lleno de tristeza; de lástima.

Me duele, señores. Ver gente que maltrata animales; que hacen daño. Ver gente que carga su adrenalina combatiendo contra seres que no buscan combate; pegándole y/o disparándole a animales que jamás estarán en el mismo plano del humano; son superiores.

Estos estíupidos no cazan para vivir, cazan para exhibir, y eso es lamentable. El ser humano es carnívoro y hay una cultura histórica que respalda esta afirmación, pero una cosa es ser parte de una cadena necesaria para vivir, y otra es ser parte de este ego destructivo que no hace otra cosa que alimentar la falta de valores que las generaciones futuras recibirán como legado.

Image

Estoy indignado. Puedo optar por no ver, por no mirar, por no enterarme, pero prefiero mirar para caer en cuenta una vez más de la porquería de gente que nos acompaña en este mundo, y que de una u otra forma tenemos que juntarnos quienes creemos en un mundo sano y lleno de respeto.

Ego, deberías existir solo para impulsarnos a hacer cosas buenas; para ampliar nuestra capacidad de sentir y después ver, no para hacernos unos ciegos perfectos, presidentes de una isla donde lo único que importa es la demostración de poder; un poder sin gloria; un poder penoso; una mentira.

  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: