Amor por la vida

Yo amo a mi perro; a la vida.

Yo amo a mi perro; a la vida.

Hace unos días me llegó un documental, corto, de unos 6 o 7 minutos, sobre el maltrato animal en China. Estaba enfocado en perros y gatos, y en los infinitos maltratos que estos animales –inocentes como todos– sufren desde el segundo que son capturados.

En China existe el “mercado negro” de perros y gatos, los cuales –al caer en manos de estos “tipos”– están destinados al sacrificio, para luego ser parte de un plato de comida. Hay comercios que venden carne de gato y carne de perro; no es un mito. Lo horrible de esta historia es que son animales –en muchos casos– domesticados. No importa la raza. Esta “gente” va por ahí robándose la mayor cantidad de ejemplares posibles, para encerrarlos, engordarlos, sacrificarlos, venderlos, y servirlos en un plato de comida, ¡por Dios!

Estos perros y gatos son encerrados –en grupo– en jaulas donde apenas tienen espacio para que sus pulmones inhalen y exhalen algo de aire. Así viajan miles kilómetros a lo largo del territorio chino, donde los espera un comprador; un delincuente; un hombre que personalmente no podría llamarlo hombre. El trato que reciben es lamentable; es patético, y debo decirlo así porque no tiene otra descripción.

Algunos me dirán que es un tema de cultura, que por qué no escribo un post hablando sobre las vacas, conejos, y demás animales que el ser humano incluye dentro de su cadena alimenticia, pero es que ése no es el punto. El punto va más allá de la cultura. No entiendo cómo pueden hacerle tanto daño a un animal que históricamente ha sido domesticado. Palazos, patadas, golpes, pinchazos, etc. de porquerías sufren estos animales antes de que les llegue su hora. El terror en sus ojos cuando son secuestrados; la incertidumbre que los inunda cuando están en un sitio que les rompe su armonía; la tristeza que proyectan es indescriptible, ¿y todo por dinero?, sí, por ese “amor” venenoso por el dinero que tiene al mundo tan enfermo.

Mi llamado es común; es un llamado que todos hacen pero que pocos practican. Mi llamado es para que verdaderamente respetemos la vida de la mejor forma posible. No podemos descargar nuestros traumas con estos seres (ni con nadie) que no hacen otra cosa que amarnos desinteresadamente. Seamos gente; seamos únicos, pero siempre positivos.

Hoy hablé de perros y gatos, porque gran cantidad de hogares a nivel mundial tienen este tipo de mascotas, pero si vamos más allá, vemos este tipo de conducta en cientos, o miles de ejemplos, todos protagonizados por el ser inteligente del planeta: el hombre.

Amemos; seamos coherentes; seamos gente, el planeta nos lo va a agradecer.

Caracas, muchas ciudades en una

Parte de Caracas desde un helicóptero - (a la izquierda: La Urbina, a la derecha: Petare).

Parte de Caracas desde un helicóptero – (a la izquierda: La Urbina, a la derecha: Petare).

Tuve la oportunidad de sobrevolar Caracas. Hace unas semanas me monté en un helicóptero para ver cómo se ve Caracas desde el cielo. Subí con mi cámara fotográfica para capturar el mayor número de tomas posibles, y los resultados fueron asombrosos, no tanto por las fotos, sino por lo que imaginé que existía, pero que jamás había tenido la oportunidad de ver.

Ciudades dentro de ciudades; eso fue lo vi. Divisiones marcadas de forma mayúscula donde pareciera que cada sector navega de forma independiente; logrando que los vecinos –en muchos escenarios– dejen de ser vecinos. Gente que vive en Prados del Este jamás ha ido a Petare; o gente que vive en Petare jamás ha ido al Hatillo, solo por dar un ejemplo. El caraqueño pareciera no conocer a fondo la ciudad en la que vive. Samos que los factores son muchos; factores que en algunos casos pudieran mutar en excusas. Hay muchas maneras de salir a conocer la ciudad en la que vivimos, solo hay que tener la curiosidad para hacerlo.

Hoy en día, estar en determinada zona de Caracas, no te asegura estar a salvo de nada. Hoy por hoy, Caracas toda se ha vuelto un sitio inseguro, y puede que uno de los factores –grandes o mínimos– que influyen, es el desconocimiento que tenemos sobre nuestro terreno. Y no se trata de visitar las “zonas rojas” de la capital para sentir que conoces Caracas, sino de ver qué es lo que nos rodea para empezarnos a sentir parte de una ciudad que nos ha visto crecer. Ir con la vista atenta para tratar de lograr un ánimo de cordialidad con la Caracas desconocida que cruzamos todos los días de nuestras vidas.

Vamos a conocer Caracas un poco más. Vamos a anotar los nombres de algunas calles y seamos parte de la historia de esta ciudad. Tratemos de rescatar las cosas buenas que tiene y no le entreguemos sus bondades a la costumbre negativa que hoy tanto nos arropa. Conociendo Caracas la vamos a querer más, y así –por consecuencia– la vamos a ciudar y defender de quienes quieren golpearla todos los días con la excusa de que “ya todo esta perdido”.

Seamos más caraqueños.

Ego, bestia destructora.

Tenía un par de años sin entrar en este blog; sin llenarlo de líneas con ánimos de llegar al miles de rincones en el mundo.

Hoy siento la necesidad de escribir; de registrar una reflexión que quiero ir desarrollando a medida que avanzo con este texto. Ahora mismo no sé con exactitud qué voy a escribir, pero sí sé lo que siento, y eso es un buen comienzo.

Últimamente he estado investigando sobre la caza de animales exóticos que muy lejos están de ser una necesidad para sobrevivir; para comer. Son animales que –una vez son cazados– no son otra cosa que un trofeo lleno de ego, o bien el motivo perfecto para tomarse una foto con aires de héroe para pavonearla con los amigos y recibir elogios tales como “¡wow!, ¿cómo pudiste hacerlo? ¡Qué valiente!”, y usar un rifle con “mira telescópica” no es ser valiente. Cualquiera que tenga puntería puede pararse a 50 metros de distancia e intentar matar a un rinoceronte, pero jamás lo mirarán a la cara y lo retarán a una lucha “cuerpo a cuerpo” para ver quién es más fuerte; estamos hablando de cobardes en su estado más puro.

Aquí les dejo un video de dos personas cazando a un rinoceronte. Es triste-cómico-patético, pues ves a los cazadores con una ansiedad lamentable cargando el rifle, disparándole al animal (cabe destacar que éste simplemente comía y estaba solo), con una adrenalina de batalla mentirosa (son los únicos que saben lo que está pasando), y después de darle más de un tiro al animal, éste camina hacia ellos desorientado, y aún herido, hace que los “superhéroes” den pasos hacia atrás llenos de miedo, y luego le vuelvan a disparar. ¿Todo para quitarle el cuerno, pulirlo, tomarse una foto, y exhibirlo en casa? Es una muestra de ego, simplemente eso, pues basta con ver a estos “valientes” para darse cuenta que son unos sencillos estúpidos.

No sé si tengamos la capacidad de entender que esto es triste, no solo por robarle la vida a un animal que nos respeta, sino porque todo se basa en el encierro mental de miles que les prohíbe ver que están haciendo un daño irreparable. Es penoso sentir que hay quienes deciden no detenerse a pensar que todo lo que hacen genera consecuencias, y que matar a un león o un elefante no cambiará nada de su mundo, porque no afectará sus vidas. Un egoísmo desbordado que se manifiesta en la búsqueda incansable de dinero y reconocimiento; en la búsqueda incansable de respeto por parte de una generalidad que no está en la capacidad de agradecer el milagro de la vida.

ImageSi hablamos de leones, es doloroso ver que solo quedan de 15 a 20 mil leones en el mundo salvaje. Posiblemente, si la estupidez sigue, en 15 años no tengamos más leones. ¿Imaginan a una África sin leones?, y no porque el planeta se está apagando naturalmente, sino porque nosotros lo estamos apagando adrede. Y así con otras especies. Ver fotos como la de arriba es triste. Verle la cara a ese sujeto con una hemorragia de orgullo, al menos a mí, me genera un rechazo ipaso-facto lleno de tristeza; de lástima.

Me duele, señores. Ver gente que maltrata animales; que hacen daño. Ver gente que carga su adrenalina combatiendo contra seres que no buscan combate; pegándole y/o disparándole a animales que jamás estarán en el mismo plano del humano; son superiores.

Estos estíupidos no cazan para vivir, cazan para exhibir, y eso es lamentable. El ser humano es carnívoro y hay una cultura histórica que respalda esta afirmación, pero una cosa es ser parte de una cadena necesaria para vivir, y otra es ser parte de este ego destructivo que no hace otra cosa que alimentar la falta de valores que las generaciones futuras recibirán como legado.

Image

Estoy indignado. Puedo optar por no ver, por no mirar, por no enterarme, pero prefiero mirar para caer en cuenta una vez más de la porquería de gente que nos acompaña en este mundo, y que de una u otra forma tenemos que juntarnos quienes creemos en un mundo sano y lleno de respeto.

Ego, deberías existir solo para impulsarnos a hacer cosas buenas; para ampliar nuestra capacidad de sentir y después ver, no para hacernos unos ciegos perfectos, presidentes de una isla donde lo único que importa es la demostración de poder; un poder sin gloria; un poder penoso; una mentira.

Josmar vuelve a la selección

Josmar vuelve a vestirse de Vinotinto

Pasó tiempo, pero el día llegó. Tanto Josmar, como quienes lo seguimos y apoyamos, hemos estado esperando este día: “Josmar Zambrano convocado a la selección mayor de Venezuela”; ¡mágico!, pero aún no ha pasado nada más.

La cita es el 2 de septiembre en Calcuta, India, y contra una campeona mundial: Argentina. Una Argentina que cuenta con sus máximas estrellas, pero ése no será el foco de nuestra atención. Todos los que amamos a La Vinotinto, estaremos nerviosos y emocionados por nuestros guerreros, entre los cuales se encuentra el “boo” formado en Monseñor Arias Blanco de San Cristóbal.

El camino es largo; siempre se puede mejorar, y Josmar lo sabe: “estoy muy ilusionado, pensando en la selección y aprender de mis compañeros. Quiero trabajar duro y tratar de ganarme la confianza del profesor Farías. Estar en la selección es una ilusión, y hoy, estar en la de mayores, es un sueño hecho realidad”. Está claro que el camino es largo, tal cual el que empredió el tachirense el día que se enamoró del fútbol, hace casi 20 años atrás (tienes 19 años, y sabemos que desde que puede, patea un balón).

El camino de Josmar está lleno de historias sorprendentes; historias inspiradoras, que han sido confirmadas por un guerrero silencioso que ha estado siempre a la altura de todas las situaciones positivas y “menos positivas” que se le han presentado en el camino. Por eso, tenemos la certeza de que pase lo que pase, la relajación no es bienvenida en la vida del “enano”, como lo llamamos quienes bien lo conocemos.

Y es que Josmar es un mediapunta de sólo 1.64 metros de estatura, con una inmensidad espiritual intangible, y una convicción única e irrepetible.

Hace años inauguré este blog con una entrada titulada “Josmar Zambrano, el enano con pasos de gigante”, y pasa el tiempo, y siguen los pasos agigantados; ¡y seguirán!, siempre con humildad y paciencia, pues con el fútbol y el enano, hemos aprendido que el éxito no tiene atajos.

¡Felicidades, Josmar, por tu primera convocatoria a La Vinotinto absoluta!

Tapa del diario EL DÍA de Tenerife:

Se quita uno, se quita dos…

Josmar Zambrado conduce el balón en el CD Tenerife vs. Huesca

¡Sí, señores! Josmar volvió a la lista de convocados, y como siempre, gritó presente con su fútbol.

A lo largo del torneo, el enano ha tenido la oportunidad de participar en algunos partidos con el plantel profesional del CD Tenerife, y no es casualidad que en todas sus intervenciones haya dejado un dulce sabor de boca en los espectadores. Y es que Josmar juega como siempre ha jugado: comprometido, divirtiéndose, aportando, desequilibrando, haciendo de las suyas.

Así pasó el sábado pasado, cuando el CD Tenerife se enfrentó al SD Huesca. Josmar volvió a la convocatoria, esta vez de la mano del míster Amaral, y fue el segundo cambio por parte de los blanquiazules. Jugó sólo quince minutos, pero ¡qué quince minutos! El enano provocó dos faltas. La primera fue castigada con una amarilla, y la segunda con una roja. ¿Qué quiere decir esto? Josmar lo explica con su fútbol.

El equipo perdió y sigue en una posición peligrosa y agónica en la segunda A española, pero el fútbol volvió a ganar con la diferencia del venezolano de 18 años.

Aún queda torneo y los que siguen a Josmar, siguen al Tete, y ya sea desde La Isla, o desde donde sea, piensan en los blanquiazules con fe.

¡Ánimo!

PD: Les dejo un video de Josmar Zambrano; el último compilado. ¡Juzguen ustedes!

Josmar pinta una sonrisa en el Heliodoro

Josmar en su primer partido en el Heliodoro

 

Hace días -antes del juego contra el Elche- se venía hablando de la posible convocatoria de Josmar Zambrano para tan importante partido. Los días fueron pasando, hasta que por fin se confirmó que el venezolano estaría en la lista de 18 jugadores que presentó el míster Mandiá para afrontar el compromiso.

La cita era el domingo 31 de octubre a las 5:00 de la tarde, hora canaria. Con más de 15.000 personas en las gradas del Heliodoro, salió a calentar el once, y con él, la gran sorpresa: Josmar se estrenaría en el campo chicharrero como titular.

Empezó el partido y el tachirense no esperó demasiado para entrar en confianza con la pelota. Es un jugador descarado que juega como si estuviera en el patio de su casa, y así lo demostró ayer en el partido. El Tenerife tenía que ganar a como de lugar, y Josmar no se quebrantó ante tal compromiso.

Cada vez que el venezolano tocaba el balón, cada uno de los asistentes suspiraba esperando ver qué truco iba a sacar el venezolano, quien por su estilo de juego, fue víctima de las fuertes entradas de los visitantes. Sin embargo, el “enano” no se encogió y más bien se agrandó buscando apoyar las líneas ofensivas del Tete. El pequeño delantero del Tenerife dribló, le pegó al arco, defendió, la tocó redonda, y le lanzó par de balones a Nino que bien pudieron haber terminado en gol.

Cada vez que lo tumbaban, las gradas gritaban como si les estuvieran tocando al consentido, y es que eso fue Josmar la tarde de ayer: el consentido de los chicharreros que acudieron al estadio en busca de la primera sonrisa del campeonato.

Josmar jugó 55 minutos, luego de que unos calambres le invadieran los gemelos. El chiquito salió aplaudido por la afición, y dejó un sabor dulce imperdible en las bocas de los que siguieron el encuentro.

“El Tete ganó y es lo que más importa”, dice el tachirense que no deja por nada del mundo la gran humildad que lo caracteriza.

Sí, el Tenerife consiguió su primera victoria, Josmar debutó en casa y fue de los titulares. Fue un partido trabado, pero con un final feliz.

10.10.10: Josmar debuta en Liga vs. Barça B

 

Josmar en práctica con el CD Tenerife

 

 

10 de octubre de 2010

Hace 40 días, Josmar debutó con el primer equipo del CD Tenerife en una competición oficial. Era 1 de septiembre, y el Tete se jugaba el avance en Copa del Rey contra El Elche. Como ya todos saben, los blanquiazules perdieron 4 a 1, pero aquel partido dejó una nota positiva: el venezolano hacía su debut oficial con el primer equipo del CD Tenerife; hoy la historia se repite, pero esta vez en la Liga Adelante.

El Tenerife visitó al Barcelona B, y Josmar fue convocado por primera vez, y asimismo, debutó jugando los últimos 15 minutos del encuentro cuando ya el partido estaba 3 a 1 a favor de los locales. Pero el “enano” entró eléctrico, con un hambre de gloria que se notaba a leguas. Josmar se vio sereno pero atento, adelantándose a los hechos y esperando el momento preciso para destilar la clase que lo caracteriza, y así fue. Tocó pocos balones, pero en quince minutos demostró que está para grandes cosas. Puso un balón mágico en los pies de Nino que fácilmente puedo transformarse en el descuento para los blanquiazules, y por qué no, ser el ápice de entusiasmo que les hiciera conseguir el empate luego, pero el delantero referente del Tete no tuvo fortuna y el balón pasó rozando el poste izquierdo.

Josmar dejó contento a todo aquel que lo vio. Los medios tradujeron lo que él dijo con su fútbol, y con esto sólo se quiere decir que el venezolano está para seguir trabajando y tratar de aprovechar cada segundo que le confíe su cuerpo técnico. Él ha sido claro al decir que “sólo espera aportar cosas buenas para el equipo y lograr alegrías”, y hoy lo hizo aunque el equipo vuelve a casa con que estuvo cerca de esquivar, pero el fútbol es así.

Esperemos seguir viendo al tachirense con la primera plantilla, y sea con ellos, o con el B, estamos seguros de que dejará la piel por los colores que representa.

¡Grande, Boo!

Doba

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.